jueves, 24 de julio de 2014

Diccionario de las Enfermedades Emocionales. Los Ojos




Los ojos son los órganos de la visión. Los problemas más comunes impiden ver bien o bloquean la visión natural de la persona. Además de la definición siguiente, véase la definición del problema en cuestión.
 Todo problema que afecta a la vista significa que se prefiere cerrar los ojos a lo que sucede en lugar de arriesgarse a perder a alguien o algo. Es una forma de protegerse. Es posible que esta persona no acepte tener los ojos en todo, es decir, vigilarlo todo. A continuación, algunas otras expresiones que se utilizan con frecuencia:
- ¡Me cuesta un ojo de la cara! (Me cuesta caro).
- Lo veo con malos ojos. (No me gusta).
- Echarle un ojo a alguien. (Vigilarlo siempre).
- Eso salta a la vista. (Es evidente).
- Hacer algo con los ojos cerrados. (Tengo mucha confianza en mí).
La utilización repetitiva de algunas de estas expresiones es suficiente para que resulten afectados los ojos o la vista.
Cuando el problema ocular impide que la persona vea bien de cerca, su cuerpo le dice que le cuesta trabajo ver lo que sucede cerca de ella, ya sea en su cuerpo (un cuerpo que envejece, por ejemplo) o las circunstancias o personas que hay en su vida presente. Lo que ve le da miedo y le impide ver lo que pasa realmente: deforma la realidad. No ver los detalles cercanos le proporciona orden y una cierta paz, porque le da la impresión de alejarse y no ser molestada (véase también la definición de presbicia).
Cuando el problema en los ojos impide ver bien de lejos, la persona recibe el mensaje de que se están creando miedos irreales en la forma de ver su futuro o el porvenir de sus seres queridos. Se imagina situaciones y tiene miedo de verlas realizarse. Quizás no tenga ganas de mirar a lo lejos por cansancio, pereza, descuido o decepción de la vida (véase también la definición de miopía).
El ojo izquierdo representa lo que uno ve de sí mismo. Esta forma de verse está influenciada por lo que aprendimos de nuestra madre, ya que el lado izquierdo del cuerpo está relacionado con nuestro principio femenino.
El ojo derecho representa lo que vemos fuera de nosotros. Esta forma de ver lo exterior está influenciada por lo que aprendimos de nuestro padre, ya que el lado derecho del cuerpo está relacionado con nuestro principio masculino.
C Es momento de que seas consciente de que nada cambiará en tu vida, aunque rehúses ver la verdad cerrando los ojos. En lugar de creer que puedes perder a alguien o a algo, sería más sensato que le hicieras frente a la situación y la arreglaras.
Si eres del tipo de persona que crees que viéndolo todo no tendrás derecho a equivocarte, debes saber que esta creencia no es buena para ti. No hay experiencias sin errores y no hay evolución sin experiencias.
Se dice que los ojos son el espejo del alma. Esto significa que cualquier problema en ellos es un mensaje que te indica que no vas en la dirección necesaria para que tu alma realice tu plan de vida. Debes aceptar la idea de que no es normal ni hereditario tener una vista que disminuya. Sólo una fuerte creencia mental puede tener el poder necesario para influir en tu vista en ese sentido. Te aconsejo encarecidamente que utilices las preguntas sugeridas al final de este libro para ayudarte a descubrir la creencia o creencias que afectan tu visión.
Por otro lado, si utilizas a menudo una de las expresiones antes citadas, observa el miedo que te invade en el momento de utilizarla y descubrirás qué creencia está afectando a tus ojos.

Mis ojos son el espejo del alma. Me permiten ver al exterior y, gracias a ellos, puedo expresar todas las emociones y todos los sentimientos que vivo interiormente. Según su profundidad, es posible descubrir mis relaciones con el mundo exterior. El funcionamiento de mis ojos refleja el modo en que veo la vida y mi relación con ésta. Cada ojo representa un aspecto particular de mi ser. El ojo izquierdo representa el aspecto interior, emocional e intuitivo. Me sirve de vigía, permitiéndome quedar al acecho frente a todo lo que puede constituir un peligro y reaccionar prontamente. El ojo derecho, él, trata racionalmente el universo y las situaciones exteriores. Es el ojo del reconocimiento que me permite moldear mi identidad. Problemas en los ojos son la indicación de que existen cosas que rehúso ver y que vuelven a plantear frecuentemente mis principios fundamentales y mis nociones de justicia. Girando adentro mío mi mirada antes de fijarla hacía el mundo, encontraré así una nueva visión de conjunto y una mirada nueva sobre el camino de mi existencia. Mi mirada es auténtica y sin enjuiciamiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada