lunes, 7 de septiembre de 2020

¿Sientes que te caes mientras duermes?

SIENTES QUE TE CAES AL DORMIR? | Doctora Descanso

 

Si has soñado alguna vez que, de pronto, caes al vacío o simplemente caes de la cama, entonces formas parte de ese 95% de la población que comparte un mismo patrón onírico. Seguro que esta corta y súbita experiencia te ha hecho despertarte alarmado y con la respiración agitada. Un sobresalto que lejos de propiciar un sueño relajado nos llena de inquietud en la tranquilidad de la noche.

Pero, ¿por qué ocurre? Te lo explicamos a continuación y te damos unos pequeños consejos para evitar que te suceda más veces.

Hablemos primero de esa experiencia tan común: la de soñar que nos caemos de la cama. Si haces un pequeño esfuerzo de memoria, te darás cuenta de que este fenómeno se da sobre todo en los primeros instantes del sueño, a los pocos minutos de cerrar los ojos e incluso cuando nos quedamos dormidos en el sofá. Sin saber cómo, experimentamos de improviso una sensación extraña, como si estuviésemos a punto de volcar, de caer.

Expertos de la Unidad del Sueño del Hospital de Madrid, nos explican que esto se debe básicamente a una estructura muy concreta: el sistema vestibular. Es este el que nos permite mantener el equilibrio y el que hace que logremos mantener adecuadamente regulado el cuerpo y el sistema cinestésico.

Pero ¿qué ocurre entonces cuando estamos dormidos? Que se da una pequeña descompesación entre los impulsos del sistema vestibular y el cinestésico. Al haber un estado disociado de conciencia -estar medio dormidos- se produce un leve error de información entre ambos centros de nuestro cuerpo. Es algo que se da al inicio del sueño y que es una sensación breve. Breve, pero que siempre consigue que nos despertemos sobresaltados. Puede que hasta alguna vez, de la impresión, hayas caído verdaderamente de la cama.

El fascinante mundo de los sueños y los caprichos cerebrales
Pensemos ahora en todos esos sueños que hemos experimentado, en los cuales, nos vemos a nosotros mismos cayendo al vacío: un acantilado, un camino que de pronto desaparece bajo nuestros pies y nos hace descender, una escalera que se convierte en humo… etc. Ahora, hazte una sencilla pregunta ¿Cómo te encontrabas esos días? ¿Estabas nervioso por algo? ¿Inquieto tal vez? ¿Estresado?

Muchas veces nos metemos a la cama con un sinfín de pensamientos en la mente. Aún no hemos cortado ese “cordón umbilical” que separa el día del instante “de descanso”. Ahí donde necesitamos ya estar relajados y tranquilos para sentir el alivio de la cama y refugio de un sueño reparador.

Es muy frecuente que en esos días en que hemos hecho muchas cosas, nuestro cerebro llegue a conciliar el sueño pero aún esté presente en el área de esa actividad, esa presión y esa ansiedad. El cuerpo sin embargo está relajado, muy relajado… pero él no, de ahí que exista esa desigualdad mente-cuerpo y el cerebro lo interprete, sencillamente, como una “caída”.

Por si fuera poco, en esa caída al vacío el cerebro también nos prepara ante la idea de sentir dolor, aumentando así el nivel de adrenalina de un modo tan intenso que acabamos despertando sobresaltados. De un “salto”.

Este fenómeno también está relacionado con la “parálisis hipnagógica“, o más reconocida como la parálisis del sueño. Nuestro cerebro nos da una alarma neurológica de peligro real, incluso muchos de nuestros sentidos se activan: oído, vista… y sin embargo, somos incapaces de reaccionar. Nuestro cuerpo sigue relajado mientras el cerebro es todo un carrusel de emociones y pánico.

Y entonces ¿qué debemos hacer para no sufrir estas experiencias? ¿para conciliar un sueño tranquilo en el cual, no nos despeñemos, por ejemplo, por un barranco? Separa las preocupaciones diarias en cuanto llegues a casa, en especial cuando llegue el momento de ir a la cama. Recuerda que lo ideal es cenar dos horas antes de ir a dormir, algo ligero y que le de tiempo al estómago de diferir con tranquilidad. Toma una ducha caliente y recuerda también apagar el ordenador y dejar a un lado el móvil una hora antes de acostarte. Este tipo de ondas presentes en los aparatos electrónicos tienden a estimular muchísimo nuestro cerebro impidiendo un sueño tranquilo.
fuente: consejos del conejo
https://gutenberg.rocks/sientes-que-te-caes-mientras-duermes/?fbclid=IwAR3eo5hM_iUMT3R_JJ5SVCQpS3ZWGkidXhSfVfZbSu8D9WPp8q81Gux78nk

viernes, 22 de mayo de 2020

Serás feliz de nuevo


Serás feliz de nuevo
No le debes nada a nadie.⁣
No le tenes que dar explicaciones a nadie.
No tenés porqué estar dando todo el tiempo, ni vivir al ritmo de la demanda de otros.⁣
No te sientas forzado, empujado, presionado para sostener las neurosis de otros.⁣
Ya bastante tenemos con las propias como para cargar las ajenas.⁣
Soltando lastre nos hallamos, y en ese lastre, es menester soltar el ruido mental. No sólo el ruido de nuestras cabezas, sino los ruidos de los demás que nos dejan abrumados, con los oídos sensibles y con dolor de cabeza. ⁣
Para equilibrar tantos planetas en aire, busca algún ratito de silencio será sanador, purificador. Apagar el celular,escuchar música, respirar profundo.⁣
La vida incluye todos los colores y también el gris, y hoy pareciera ser un día melancólico en Buenos Aires. ⁣
Pues, seremos felices nuevamente, no todos los días sentimos lo mismo, ni tenemos porqué. ⁣
Hay días para todo, y la melancolía trae los mejores poemas y versos.⁣
⁣Julieta Valente

miércoles, 20 de mayo de 2020

Risotto de arroz yamaní con cúrcuma y vegetales

Risotto de arroz yamani y calabaza (vegano) Receta de Julieta ...
• Risotto de arroz yamaní con cúrcuma y vegetales •
~ Platazo rápido, delicioso y nutritivo ~
.
• Ingredientes: 1 taza de Arroz Yamaní – 1 Cebolla – 1 Zanahoria – 1 Zapallitos – 1 Morrón rojo – 1 Cebolla de verdeo o 1 Puerro - Aceite de Oliva – Semillas de Sésamo y Girasol peladas.
👨🏻‍🍳
• Preparacion: Cortamos las verduras en cubos y reservamos. Calentamos aceite de oliva en una olla y salteamos las verduras a fuego bajo/medio. Comenzamos con la cebolla, la cual vamos a condimentar para fijar los sabores; le pondremos 1 cucharada grande al raz de Cúrcuma – 1 cucharadita de Sal marina – 1⁄2 cucharadita de Pimienta negra. Dejamos que se integren los sabores durante 1 minuto y agregamos el verdeo o puerro y el morrón, mezclamos 1 minuto y agregamos las zanahorias , volvemos a mezclar 1 minutos y agregamos los zapallios. Así, ya con todas las verduras sofritando, dejaremos que se integren durante 5 minutos mientras mezclamos para que no se pegue y volvemos a condimentar un poco más en mitad de las anteriores proporciones, SIN pimienta (1/2 cucharada de Cúrcuma – 1⁄2 cucharadita de Sal marina).
Una vez que tenemos todas las verduras y condimentos sofritados, volcaremos el Arroz Yamaní y lo dejamos 1 minuto con las verduras para que el grano tome sabor y luego le agregaremos 3x1 de agua hirviendo (osea 1 taza de Arroz = 3 tazas de agua) y a fuego bajo dejamos que se cocine hasta que el arroz esté a punto. Una vez servido, tostamos las semillas de sésamo y girasol y espolvoreamos por encima.
👩🏻‍🍳
.
PORCIONES: 4 platos.
.
OPCIONAL: Agregar hongos (los que mas te gusten, ¡quedan deliciosos!)

lunes, 11 de mayo de 2020

Torta 1234: el bizcochuelo rico y fácil para hacer en casa

Cómo hacer la torta 1 2 3 4, una receta para la merienda | Receta

La torta 1234 te va a sorprender por la practicidad para seguir la receta y además es muy útil como bizcochuelo base para hacer otras tortas.
Si todavía se tuvo oportunidad de incursionar en la repostería, pero existe el deseo de animarse, esta torta 1234 es más que  sencilla para dar los primeros pasos.
Sí ya se tiene un conocimiento básico sobre bizcochuelos, es una buena preparación para hacer muy rápido con pocos ingredientes y, además, sirve de base para otras tortas con una decoración elaborada.
Su nombre se debe a la cantidad de ingredientes, con un “pote” como medida guía, se agrega cada uno de ellos. El bizcochuelo es simple, pero se puede agregar todo aquello que se desee para combinar su sabor.

Ingredientes

  • 1 pote de crema de leche
  • 2 potes de azúcar
  • 3 potes de harina
  • 4 Huevos
  • Esencia de vainilla

Elaboración

En un bowl, se debe colocar el pote de crema de leche y ese mismo pote es el que se va a utilizar para medir el resto de los ingredientes.
Entonces, con ese mismo pote, se debe colocar 2 de azúcar y 3 (siempre hablando de potes) de harina leudante.
Si no se cuenta con harina leudante, se le puede agregar una cucharadita de polvo de hornear. Es importante tamizarlo antes de incorporarla a la preparación.
Luego, se debe mezclar todos los ingredientes hasta que quede como una crema lisa, el clásico punto del bizcochuelo.
Hay que agregar los huevos a la preparación, se deben introducir a la mezcla de a uno, siempre con movimientos circulares.
Para perfumar, se suma una o dos cucharaditas de esencia de vainilla, según el gusto. También se puede optar por ralladura de limón o de naranja, del tamaño de una cucharadita.
Se debe tener preparado un molde savarin, de 24 centímetros, enmantecado y enharinado. Llevarlo al horno a temperatura media-alta durante 45 minutos o una hora. 
La mejor manera de chequear el punto es introducir un cuchillo y chequear que salga seco.
Fuente: Bien Casero