jueves, 21 de agosto de 2014

REFLEXIÓN DEL DÍA


El amor espiritual es la base de la vida. Tal amor no es un amor corriente. Es amor desde el corazón, amor verdadero, amor altruista, amor real. El amor espiritual es un fuerte vínculo. El amor hace fácil lo difícil, nos libera del trabajo duro.

Hay amor en todos, pero, ¿qué es lo que necesitamos añadir a este amor para hacerlo fuerte, verdadero y real? Las almas, nuestros hermanos y hermanas espirituales, están sedientas del amor verdadero y del amor compasivo. ¿Cómo podemos servir a los demás con amor en nuestro corazón?

A través de nuestra mente, podemos donar los tesoros de los poderes espirituales. A través de nuestro intelecto podemos usar el tesoro del tiempo de una forma digna. A través de nuestras palabras, podemos compartir joyas de sabiduría. A través de nuestras acciones podemos donar virtudes y a través de las relaciones, dar felicidad.

Cuando conectamos con Dios, el Océano del Amor, la fuente suprema de luz y poder, mediante esa experiencia accedemos a la riqueza de nuestro ser y descubrimos que tenemos tesoros ilimitados. Cuanto más damos estos tesoros, más incrementan.

Usemos nuestros tesoros de una forma digna y seamos de los que tienen un corazón grande y generoso.
Brahma Kumaris

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada