martes, 26 de agosto de 2014

REFLEXIÓN DEL DÍA



En todo momento haz que tu luz resplandezca, porque eres Luz, Luz que brilla con todos los colores, Luz que aprende y crece a medida que se apaga y enciende, Luz que ante todo busca volver a la fuente original que la creo, el PADRE-CREADOR. Y esa fuente, es puro Amor, es compasión, ES MISERICORDIA INFINITA, Entonces, si la creación nos Ama tanto, ¿por qué habríamos de culparnos, condenarnos y sufrir? Atrévete a ver la Luz de tu corazón, Te sorprenderás de su magnificencia y por fin, podrás agradecer el simple hecho de estar con vida, aquí y ahora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada