jueves, 4 de septiembre de 2014

Limpieza energética de objetos con carga negativa




Una limpieza energética consiste en la eliminación de las malas energías que tenga una persona, lugar u objeto, y nos ayuda a equilibrar su campo energético.

En el caso de los objetos, lo que sucede es que absorben la energía de quienes los poseen, y se impregnan de las vibraciones del entorno, producidas por los malos pensamientos, las emociones negativas, las palabras hirientes y dañinas, el sufrimiento de los seres que están en contacto con él, y las malas influencias que sobre el objeto ejercen otras personas.

Esta disminución de la vibración energética se convierte en una perturbación debilitadora y nociva, que nos lleva a experimentar sensaciones desagradables y negativas, que podemos sentir aunque nos resulte difícil de explicar, definir o de comprender su procedencia.

Existen muchas técnicas de limpieza y a lo largo de la historia nos han llegado diferentes formas de realizar este proceso que pueden incluir diversas técnicas.

Nosotros os dejamos un ritual sencillo y práctico para que podáis proceder a limpiar esos objetos en los que sentimos que hay una carga negativa y que puede ocasionarnos bloqueos,  alteraciones o hiperactividad en nuestros centros energéticos y capas áuricas.



Ritual para limpieza enegética de objetos con carga negativa

MATERIALES NECESARIOS

1 Tela blanca (o paño)
1 Vaso de cristal
1 Plato o cuenco (el tamaño debe variar en función del objeto a limpiar)
Agua
Sal
Tierra (opcional)
Incienso de sándalo


PROCEDIMIENTO

En el vaso de cristal vertemos agua y añadimos unos puñados de sal. Movemos la mezcla y con mojamos un trozo de tela (o paño) con la misma.

Limpiamos la superficie del objeto en cuestión con la tela humedecida por la mezcla de agua y sal.

Dejamos el objeto al aire libre durante 24 horas apoyado sobre tierra (por ejemplo en una maceta sin plantas), o sobre el cuenco que previamente llenamos de sal, podemos elegir cualquiera de estas dos opciones, ya que son igualmente de efectivas y consiguen el mismo fin.

La sal neutraliza la carga negativa, retirando las impurezas y restaurando la armonía y el equilibrio del objeto.

Si notamos que el objeto en cuestión está muy cargado negativamente, lo dejaremos sobre la tierra (o sal), durante 3 días.

Transcurrido ese tiempo, encendemos una varita de incienso y pasamos el objeto por el humo que desprende.



Qué hacer con los materiales empleados en este ritual:

Vaso con agua y sal: lo puedes vaciar directamente en el lugar donde has realizado la limpieza.

Tela o paño + maceta con tierra (o cuenco con sal) + incienso: deshazte de ellos en cualquier punto limpio lejos de tu hogar.

http://reinamistica.com/


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada