viernes, 10 de octubre de 2014

Propiedades curativas de la salvia



La salvia es una planta de origen mediterráneo muy apreciada por las múltiples propiedades que contiene para tratamientos medicinales así como para fines culinarios, cosméticos e incluso en aromaterapia. En este artículo de unComo te mostramos, en concreto, su función en el campo de la medicina. Descubre cuáles son las propiedades curativas de la salvia y cómo puedes aprovechar sus beneficios.

La salvia tiene propiedades antiinflamatorias, por lo que se recomienda en casos de enfermedades como el reumatismo, la artritis, así como para aliviar los dolores musculares.

Las mujeres que sufren de trastornos menstruales y de fuertes dolencias durante el ciclo menstrual, pueden aliviarse con una infusión de salvia, pues ayuda a calmar los dolores de cabeza y vientre, previene la retención de líquidos y la irritabilidad en general.

Otra de las propiedades curativas de la salvia es a nivel digestivo. Está especialmente indicada para las digestiones difíciles, para reducir las flatulencias, la diarrea y los vómitos. Asimismo, una infusión de salvia actúa contra la acidez estomacal y los hinchazones abdominales.

Gracias a sus propiedades antisépticas, la salvia es usada a modo externo para curar y favorecer las cicatrización de heridas y úlceras. Y, a modo de gárgaras, es excelente para el tratamiento de anginas, faringitis, gingivitis y cualquier inflamación del tipo bucofaríngea.

La salvia está considera como un buen hipoglucemiante, es decir, su uso favorece la disminución de la cantidad de azúcar en la sangre. Esto hace que se recomiende para tratamientos contra la diabetes.

Además, la salvia contiene propiedades termorreguladoras y resulta muy útil para frenar la sudoración excesiva y regular las secreciones salivares y lácteas.

Entre otras propiedades curativas de la salvia, destacamos las que sirven para combatir bacterias, virus y fortalecer el sistema inmunológico.

http://salud.uncomo.com/


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada