martes, 18 de noviembre de 2014

Vive el presente, sin pensar demasiado en el futuro



El arma más poderosa que tiene el ser humano es la imaginación. Para tener un control sobre ella hay que tener una voluntad muy fuerte.  Pero es el mejor modo de hacerlo para vivir el presente en toda su intensidad.

Las personas suelen pensar  que  cualquier ocasión es buena  para hablar del futuro, la mente se mueve con rapidez a lo que no ha sucedido todavía, es en este instante cuando se tiende a soñar despierto. Se imaginan conversaciones que se producirán en el futuro con los demás. O mentalmente se preparan las ansiadas vacaciones, solo existe espacio para la imaginación.

Puede ser el momento perfecto

Todo se prepara como si se tratara del momento perfecto, pero al contrario de lo que se ha planificado, cuando llega el instante  de que sucedan las cosas, el resultado no  es ni  parecido, ni es  igual a como  cada uno lo había imaginado. Es cuando hace aparición la desilusión, se pierde el interés por lo que se estaba haciendo y, surgen las recriminaciones de manera individual, porque cada uno se siente incapaz de disfrutar lo suficiente. Es cierto, que pueden aparecer muchas situaciones que hagan que cada persona se plante  un  supuesto  futuro , pero no se puede caer en el error de centrarse solo en algo que no se sabe si se llegará a cumplir.

Cuestión de imaginación, control y tener seguridad

Normalmente, es en los momentos en los que uno se siente pleno, feliz, y realizado, cuando la mente no se escapa al futuro, es decir se deja de escuchar "esa vocecita interior", que te advierte sobre lo que está bien y que te alerta sobre lo que puede pasar cuando se acabe. La atención de cada uno se centra ahora en otra parte.  Permitir que la mente divague con  el futuro, puede provocar que la persona que lo hace se agarre a algo que desea que acontezca, o que simplemente ocurra de una determinada forma. Cuando en contadas ocasiones ocurrirá lo que uno se había planteado.

Es posible que la persona que lo hace así se sienta más segura, porque piensa que no ha dejado nada descuidado. Pero también puede ser contraproducente, ya que puede  crear una ilusión que solo le genere inseguridad.

Conseguir vivir sin miedo

Todos deberíamos aprender a vivir en el ahora, en el momento que estamos viviendo, así lograríamos ser más conscientes de todas las cosas buenas que nos ofrece la vida, justo en este momento en el que estamos respirando y sonriendo.

Sí aceptamos el momento tal cual es, como si fuera algo que hemos elegido, después podríamos actuar, sería entonces cuando nos daríamos cuenta de que nuestra vida ha empezado a cambiar.

No debemos olvidar que lo único que podemos cambiar es el presente, el pasado es algo que ya no existe y el futuro es algo que todavía no ha llegado.

Muchas veces por vivir deseando situaciones y acontecimientos que están por llegar, la gente se olvida de  de lo fundamental y abandona  el presente y, aparece la añoranza del pasado.Por eso hay que abandonar el miedo  centrarse en vivir el ahora, será la mejor manerra de enfrentarse a la realidad.

Vivir el hoy y el momento.

Para conseguir  el objetivo de vivir el presente, hay que realizar un sencillo ejercicio, se trata de escoger ese día durante el cual cada uno debe  observar la cantidad de veces que la mente se va al futuro, a recrear, imaginar, a crearse expectativas: intentar respirar hondo y, de forma inmediata regresar al presente. Se hacen los cambios necesarios  para que las cosas sucedan, de este modo empezarán a fluir solas. Solo así existe la posibilidad de que aquello de Vive el presente, sin pensar demasiado en el futuro. Pueda cumplirse.

http://artigoo.com/

Síguenos en 
NO TODO ES LO QUE PARECE...  
@NanAraMartin
http://www.pinterest.com/naramartin/


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada