sábado, 27 de diciembre de 2014

REFLEXIÓN DEL DÍA



Hasta que de tanto sufrir, un día te encontraste contigo, te enamoraste de ti, te diste valor, resucitó tu dignidad, dejaste de rogar por amor, y descubriste que la felicidad que tanto buscabas en otros, siempre estuvo dentro de ti. Y te diste permiso de ser feliz. 


Síguenos en 
NO TODO ES LO QUE PARECE... 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada