martes, 26 de mayo de 2015

REFLEXIÓN DEL DÍA


OBSERVARSE
Cuando una persona comienza a observarse a sí mismo, cuando se mira a sí mismo de forma introspectiva, nos está indicando que está afrontando un proceso de cambio, que se está volviendo diferente a los demás. Verdaderamente es posible auto-descubrirse en las diversas circunstancias de la vida, a través de los distintos eventos de la existencia para obtener el material psíquico necesario que permita el auténtico despertar de la conciencia.
Sin embargo, ¡qué difícil es ordenar los pensamientos de uno mismo! y ¡qué difícil es fluir, abandonarse al propio deseo, erradicar el pensamiento, encontrar la salida para tantos laberintos, mentales y sensoriales, pero que se manifiestan constantemente en la vida diaria. ¿Es posible llegar a comprenderse uno mismo? ¿Dónde reside el auténtico Yo?
Esta búsqueda siempre obsesiona y aún cuando se intentan vislumbrar las diferentes realidades, al final todas ellas convergen o son sólo el reflejo de la auténtica realidad. El auténtico Ser que conduce a la situación actual, pero que también constituye la antesala o el umbral de otras realidades superpuestas, complementarias, inferiores y superiores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada