miércoles, 30 de septiembre de 2015

REFLEXIÓN DEL DÍA



Dicen que las ALEGRIAS, cuando se comparten, se AGRANDAN. Que en cambio con las PENAS pasa al reves, se ACHICAN. Tal vez lo que sucede es que al COMPARTIR lo que se dilata es el CORAZON. Y un corazón dilatado esta mejor capacitado para GOZAR y mejor defendido de las penas... para que no lastimen por dentro. Menapace.
Gracias a todos los que de alguna manera me han dado ese hermoso lugar para compartir en sus vidas. Gracias por cada palabra de aliento y de amor, es enorme. Los abrazo con esa gratitud que es Luz infinita

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada