jueves, 2 de octubre de 2014

REFLEXIÓN DEL DÍA




Te envío la espada de San Miguel Arcángel para que te proteja. Ora con mucha fuerza:
“Amado San Miguel Arcángel, príncipe de las huestes Arcangélicas. Cúbreme con tu espada. Hazme ver a través de los velos de la mentira y la falsedad. Retira de mi a los enemigos ocultos y a los evidentes. A los que asechan y dividen con injurias, envidia y mentiras. A quienes envían malos pensamientos o intenciones hacia mi o hacia cualquiera de mis seres queridos. Tu escudo es mi amparo y tu espada mi faro de luz, yo solo otorgo el poder a Dios y si Dios en mi, ¿quién contra mi?. En ti confío”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada