miércoles, 1 de julio de 2015

Estos son los rasgos psicológicos de una persona maltratadora

4. Ridiculizaciones y humillaciones públicas



La violencia es un mal que nos aqueja actualmente como sociedad. La persona maltratadora suele presentar indicios mucho antes de desplegar la violencia completamente.

Este artículo busca presentar los rasgos psicológicos principales de una persona maltratadora. Tenemos en cuenta que quien ejerce violencia puede ser tanto hombre como mujer. También debe mencionarse el hecho de que el número de mujeres que sufren violencia casi llega a duplicar los casos de hombres que sufren maltrato. A su vez, resulta alarmante la presencia creciente de violencia en parejas, es por eso que este artículo se centrará en esa temática.
El maltratador suele comenzar coartando la libertad de la otra persona: busca disminuir su autoestima y restringe su entorno, haciendo que cada vez vaya teniendo menos contacto con amigos y familiares. Con esto, el maltratador va preparando el terreno en el que pueda manejarse a su gusto.
Tiende a retar a la otra persona, tratarla de torpe y hacer que cambie su forma de ser y/o de vestir.
Si el maltratador tiene poder, ya sea económico o físico, suele abusar del mismo. En esta relación desigual, va a buscar generar culpa en la otra persona. La culpabilidad es uno de los recursos que tiene para mantener su supremacía en la relación.
Ahora sí, revisemos algunas características de una persona maltratadora, abusadora y/o golpeadora:
1 Dominante, exigente y posesivo
Una de las primeras acciones que lleva a cabo un maltratador es comenzar a alejar a la otra persona de sus familiares, amigos e incluso de su trabajo. Algunos le piden a su pareja que deje de trabajar o las actividades que realiza con argumentos de que esto será para mejor.
Pueden provocar alejamiento de la persona incomodándola en público y hablando mal de los otros. Esto termina dejando sola a la persona, sin apoyo de su entorno y dependiente del maltratador. En este punto, el poder se ejerce en lo que hace, piensa y siente la persona maltratada.
2 Egocéntrico

Las cosas se hacen a su modo y de acuerdo a su gusto: elige lo que se cena, el restaurante, la película, el destino de vacaciones e incluso puede llegar a autorizar si la otra persona puede reunirse con sus amistades o cuándo puede visitar a su madre. Si no se hacen las cosas a su modo, se enoja. Por esto es que su pareja puede hacer directamente lo que dice el maltratador para evitar pasar un momento desagradable.
Suelen generar que su pareja sea un simple apéndice, alguien que esté para cumplir lo que desea. Ante una negativa o demostración de intereses propios, sobrevienen los malos tratos.
3 Mal temperamento

En estas personas se observa la presencia de enojos, peleas y discusiones en las que la culpa reside en el otro y nunca en sí mismo. La responsabilidad va a ser puesta en otra persona y quien suele ser depositaria de esto, es quien recibe el maltrato constante de la otra parte.
4 Ridiculizaciones y humillaciones públicas

En una cena familiar o reunión de amigos puede decir frases como "está más gorda", "nunca cocina", "la tengo para cocinar y limpiar", "sólo sabe comer y dormir", "lo único que sabe hacer es gastar plata". A esto puede sumarle que son observaciones que hace para que su pareja mejore. Pero no. Esas frases lo único que logran es anular a la otra persona y hacerle creer que son verdades absolutas.
5 Controlador y paranoico

Busca controlar a su pareja, saber dónde está, en qué gasta el dinero, con quién habla por celular. Tiene temor de que la otra persona haga algo que desconozca, por ello, si su pareja llega tarde, no es de sorprenderse que la atosigue diciéndole que seguramente estuvo con otra persona que le interesa más que él. Este control extremo esconde una gran inseguridad sobre sí mismo.
La confianza es una palabra que este tipo de gente desconoce ya que el otro es una especie de objeto al que debe controlar para no perder.
6 Violento y agresivo

Puede comenzar tirando platos al piso, golpeando una pared o rompiendo un vaso. Esto puede llegar a la violencia física.
Luego de los golpes, viene la llamada "luna de miel" que se caracteriza por el pedido de perdón de parte del agresor y un periodo sin peleas y con promesas de que nunca más lo va a hacer. Simples promesas ya que es sabido que la persona que ejerce violencia física tenderá a repetirlo. Es así que se entra en un círculo vicioso de violencia-reconciliación-motivos para enojarse.

Si varios de estos puntos te resultaron familiares, quizás sea momento de darle un corte a la relación. Por supuesto que no es fácil ya que el maltratador suele ejercer una relación de poder muy fuerte sobre la otra parte. Pero se puede salir con ayuda.

Fuente: http://elmeme.me/analiaroxana3/estos-son-los-rasgos-psicologicos-de-una-persona-maltratadora_93136

Blog: http://universodeluzyamor.blogspot.com.ar/
Facebook:https://www.facebook.com/nnotodoesloqueparece
Twitter: https://twitter.com/NanAraMartin
Pinterest: http://www.pinterest.com/naramartin
Google+: google.com/+NancyMartinuniversodeluzyamor
Instagram https://instagram.com/nanaramartin/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada