lunes, 29 de septiembre de 2014

INFUSIÓN DE BOLDO



El Boldo es una planta que crece en los Andes, siendo Chile su lugar de origen. Su nombre científico es Peumus boldus Molina. Contiene la boldina, que se extrae de la hoja de esta planta, que cura y previene una buena cantidad de enfermedades hepáticas.

Sus hojas son muy digestivas por lo que facilita el proceso de digestión, al estimular y aumentar la secreción biliar. Está muy recomendado para enfrentar situaciones de estreñimiento, digestiones lentas y trastornos digestivos en general. Es siempre recomendable tomar una infusión luego de las comidas preparando unas tres hojas de boldo por taza.

Por sus propiedades carminativas, la infusión de hojas de boldo facilita la eliminación de gases acumulados en el tubo digestivo, estando especialmente indicada esta infusión para tratar problemas de flatulencias y meteorismo.

Además, se le atribuye al boldo unas propiedades estimulantes y diuréticas. Sirve para atenuar los males reumáticos, el catarro crónico y los dolores de vientre.

El modo de preparación consiste en hervir agua, retirar del fuego, colocar las hojas secas del boldo y tapar. Se deja reposar un par de minutos, antes de colar la infusión.

El consumo de está infusión de hojas de boldo debe realizarse en función de los efectos que se quieran obtener. Para casos en que se quiera regular la función digestiva se recomienda que el consumo de esta infusión sea después de las comidas. Por el contrario, si es para tratar trastornos del sueño es ideal consumirla antes de acostarse.


El Herbolario de César 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada